Child Development Center Panama 

menu

Info para Ti

Ayuda a Tu Hijo

Al Aceptar la Iniciativa de tu Hijo:
  • Le da al niño la oportunidad de explorar y aprender
  • Llega a conocer mejor a su hijo
  • Le ayuda a que desarrolle seguridad en sí mismo

Fonética/  Fonología 

 Es importante tener en cuenta la edad del niño, ya que no todos los sonidos comienzan a pronunciarse al mismo tiempo. Los sonidos, como todo, también exigen de un aprendizaje y una evolución del niño.


Si su hijo de tres años no pronuncia bien 'perro' o 'carro', no debemos darle la mayor importancia. Es normal, ya que aún no ha madurado lo suficiente como para pronunciar bien esas palabras.


Los siguientes datos orientativos nos pueden ayudar a conocer que sonidos suelen tener adquiridos la mayoría de los niños a una determinada edad:


✅Entre los 1 - 3 años la mayoría de los niños pronuncian los sonidos vocálicos a, e , i , o ,u y las consonantes p, b, m, n.


✅Entre los 3 y los 4 años normalmente ya han adquirido la t, k, d, g, ñ, l y son capaces de producir los diptongos ie, ue, ua (pie, agua...).


✅Entre los 4 y los 5 años los niños ya pronuncian la f, s, ch, ll, j, z 


✅Entre los 5 y los 7 años la mayoría de los niños pronuncian la "r" y los sinfones fl, pl, bl, cl, gl, br, fr, pr, cr, gr, tr, dr (flauta, playa, brazo, dragón...)


Atención Temprana 

 El hecho de hacer correcciones a tiempo de los problemas del lenguaje permite al niño no sólo la capacidad para poder expresar todo su mundo interior, sino ayudan a mejorar la capacidad de automodulación de conductas así como la organización del pensamiento. El detectar a tiempo desviaciones aunque sean discretas en la evolución del mismo permitirá establecer estrategias favorables para evitar impactos a mayor edad.


¿Qué pasa con un niño que llega a la edad de cinco años sin lenguaje? Ha dejado pasar el tiempo en el que habría podido adquirir alrededor del 70% del lenguaje que utiliza cualquier adulto. De ahí, la importancia de la estimulación y desarrollo temprano del lenguaje. Además, se ha observado que pequeños con retraso en el desarrollo del lenguaje oral también tendrán retraso y dificultades en la adquisición de las habilidades de lecto-escritura.


Por ello es importante que si Usted observa que su hijo muestra dificultades en su lenguaje,  busque ayuda Profesional. Una intervención tiempo le ayudará de manera correcta.

Frenillo Lingual Corto y Lenguaje


 

No todos los niños presentan la necesidad de tratamiento quirúrgico por presentar un frenillo Lingual Corto. Este no es necesario si no interfiere con su alimentación y su lenguaje.

Pero ¿Qué es El Frenillo Lingual?

El frenillo Lingual es una membrana elástica que une la boca con la cara posterior de la lengua. Este tejido en ocasiones es anormal y poco flexible. Cuando es más corto de lo normal, los movimientos de la lengua se ven limitados, de modo que no se pueda tocar el paladar o el labio superior con la punta de la lengua. 

Un modo de poder apreciar si un niño tiene el frenillo lingual corto es comprobando si cuando saca la lengua su punta adquiere la forma de v, al dibujarse una hendidura en su centro al tirar de ella el frenillo.


Se considera una alteración significativa cuando interfiere en:

  • Lenguaje: Cuando la lengua no logra hacer movimientos de elevación para realizar la producción de los fonemas que tienen contacto con el paladar (T, D, N, L, R). Sin embargo hay niños que logran realizar la producción aun con un frenillo corto.
  • Alimentación: En los bebes en periodo de lactancia se  puede presentar alguna dificultad para extraer la leche. Sin embargo, el instinto natural puede llegar a compensar esta dificultad desarrollando otras técnicas para exprimir la glándula mamaria, de modo que raramente el bebé tiene un problema relevante para mamar. En los niños más grandes no tienen la habilidad de limpiar su boca con la lengua tanto por dentro como por fuera de la boca mientras comen. Así como se les complica lamer un helado, una paleta, o simplemente sacar la lengua.


Es recomendable realizar una Evaluación con un Profesional si Usted considera que su hijo presenta un Frenillo Lingual corto. Muchas veces las dificultades de producción en El Niño no son por un frenillo lingual corto, sino por otras razones.


Aprender a tomar el control de las reacciones emocionales como parte de la resolución de problemas

 

By Beckham Linton and Michelle Garcia Winner - Interpreted from English by Joana Hall-Olivares

Todos nos encontramos con problemas rutinariamente. Algunos de ellos son causados por nuestros propios errores, como dormir luego de escuchar la alarma o perder una reunión. Algunos son causados por otros, (una cartera robada) y algunos son sólo mala suerte (quedar atrapado en el tráfico)


Casi todo lo que hacemos durante el día implica resolver algún tipo de problema; Es sólo un hecho inevitable de la vida. Sin embargo, lo que podemos hacer es aprender a manejar nuestros problemas. Esto implica, en parte, la gestión de las emociones que surgen cuando se produce un problema. También implica ser conscientes del efecto que nuestras reacciones a nuestros problemas tienen sobre nosotros mismos y otros.


Nuestra capacidad de regular nuestras emociones en situaciones problemáticas influye grandemente en la eficacia con que somos capaces de resolver los problemas que enfrentamos. De hecho, la regulación emocional es con frecuencia el factor determinante en si el problema se resuelve o no, y lo fácil o difícil que es hacerlo. Por ejemplo, cuando un problema ocurre, la mayoría de nosotros somos capaces de averiguar rápidamente el tamaño del problema y luego regular nuestra reacción emocional para mantener la calma y ser capaz de lidiar con ella. Pero no siempre es así. Se crean problemas nuevos o aún mayores cuando el tamaño de nuestra reacción no coincide con el tamaño del problema real. ¿Quien quiere eso? 

Definiendo problemas sociales

Einstein dijo una vez: "Si tuviera una hora para resolver un problema, pasaría 55 minutos pensando en el problema y 5 minutos pensando en soluciones." ¡Tenía razón! Cuando ocurre un problema, muchos de nosotros simplemente nos acercamos y empezamos a tratar de resolverlo sin entender completamente lo que sucedió. Podemos reaccionar excesivamente o apagar emocionalmente, haciéndonos indisponibles para resolver el problema en absoluto. Esto desperdicia tiempo y energía y con frecuencia resulta en la creación de problemas nuevos o mayores.

Definir un problema social puede incluir:

  • Entender las reglas sociales declaradas o ocultas-lo que se espera en cualquier situación dada. Siempre y cuando todo el mundo siga las reglas ocultas y está haciendo lo que se espera, no hay ningún problema y todo el mundo se siente bien.
  • Comprender las reacciones de los demás, especialmente cuando nuestro comportamiento es inesperado
  • Comprender las perspectivas y emociones de los demás.

El conflicto puede surgir cuando alguien tiene un punto de vista o interpretación muy diferente de las "reglas" en la situación. Por ejemplo, recientemente trabajamos con un estudiante que se puso realmente molesto por la perspectiva de un maestro, ya que tenía un punto de vista muy diferente. Mientras que el maestro consideraba que el comportamiento del estudiante era "inesperado", el estudiante sintió que era "esperado" completamente basado en su punto de vista. Por eso, al trabajar con nuestros estudiantes con desafíos de aprendizaje social, es tan importante dedicar tiempo primero a definir el problema real desde las perspectivas de múltiples personas. ¡De esa manera, todas las personas reconocen cuál es el problema real de base social! (Ross Greene, creador del modelo de Soluciones Colaborativas y Proactivas, aborda este tema en detalle.) Obtenga más información en www.livesinthebalance.org.

Una ecuación de resolución de problemas

Es útil para nuestros niños aprender fórmulas, ecuaciones y marcos para organizar su propio pensamiento. Encontramos la siguiente fórmula bastante útil:

Un problema social =
Un acontecimiento o una perspectiva inesperados + una sensación incómoda

Cabe señalar que no todos los eventos inesperados es un problema. Algunos acontecimientos inesperados nos hacen sentir felices o emocionados: el recibir un ramo de flores, pasar todas las luces verdes en una calle concurrida, etc. Estas situaciones no se convierten en problemas debido a las emociones positivas asociadas con ellos. Por eso añadimos una "sensación incómoda" en la fórmula / ecuación.

Esta ecuación de solución de problemas se creó con un grupo de chicos de escuela media que querían una manera más fácil de hablar sobre los problemas y cómo resolverlos. A través de nuestro esfuerzo colaborativo, descubrimos que nuestros sentimientos de incomodidad, ira y / o estrés son los que nos motivan a resolver los problemas sociales que enfrentamos, simplemente debido a nuestro deseo básico de sentirnos mejor. Cuando nos sintamos más cómodos con la situación, podemos seguir adelante con nuestros planes. De hecho, el objetivo último en la resolución de problemas sociales es lograr el nivel más alto posible de comodidad emocional para todos los involucrados. Piénsalo.


El tamaño de un problema

Los problemas no son iguales. Para los niños pueden ser tan comunes como un corte de papel o tan complicado como tener que lidiar con una tragedia familiar. Cuando trabajamos con nuestros niños con problemas sociales hablamos de problemas en tres tamaños: problemas pequeños, problemas medianos y grandes problemas. Independientemente de la escala, la regla oculta en la resolución de problemas con los niños en edad preescolar y primaria es que se espera que reaccionen a los problemas de una manera que coincida (o sea menor) que el tamaño del problema. Aquí es donde la resolución de problemas sociales puede ser complicada. Un problema que es percibido por una persona como pequeño puede hacer que una persona con problemas de aprendizaje social tenga grandes sentimientos al respecto y luego tenga una gran reacción, lo que sería inesperado. No sólo este desajuste crear más ansiedad en el individuo, también puede limitar la eficacia de resolver el problema actual, mientras que al mismo tiempo, la creación de un nuevo problema.

Descubrir el tamaño del problema es el primer paso para poder igualar nuestra reacción emocional en consecuencia. El equipo de Pensamiento Social ha creado un cartel que ayuda a desarrollar la conciencia de nuestro estudiante sobre el proceso de igualar o minimizar el tamaño de nuestra reacción al tamaño del problema.

El termómetro tiene los números 1-10 que suben de la parte inferior a la tapa. Los números 1-4 representan pequeños problemas. Pequeños Problemas se definen como aquellos que pueden ser fácilmente resueltos por nuestra cuenta, a pesar de que posiblemente se sienta un poco triste, molesto o preocupado. Por ejemplo: tener que sacarle punta a un lápiz que se rompió, hacer la tarea incluso cuando no queremos, o olvidar que se suponía que debían llevar algo a un amigo. 

Los problemas medianos caen dentro del rango de 5-7. Requieren la ayuda de alguien, a menudo un adulto, para resolver. Dicho esto, se espera que los niños ayuden a resolver problemas medianos. Algunos ejemplos incluyen averiguar un problema de matemáticas, conseguir quien lo lleve a la tienda para un proyecto, o olvidar su almuerzo en casa. Los problemas medianos a menudo nos hacen sentir un poco de loco, triste, confundido, frustrado o preocupado.

Los números 8-10 representan grandes problemas. Un gran problema nos hace sentir muy asustados, heridos, preocupados o trastornados. Los grandes problemas son resueltos por un adulto. Por ejemplo: ser intimidado, estar muy enfermo o herido, o lidiar con eventos desafortunados fuera de nuestro control directo. ¡Incluso los adultos por lo general necesitan ayuda para resolver grandes problemas! 

Ayudar a nuestros estudiantes a aprender a reconocer el tamaño de su problema y examinar el tamaño relacionado de su reacción emocional es una parte importante de la enseñanza de la resolución de problemas sociales. Nuestro cartel puede ayudar a estimular este proceso. 

Comience por hacer que los estudiantes escriban sus problemas en el cartel en las secciones de verde, naranja o rojo y rodeando el número correspondiente en el lado izquierdo. Esto representa lo que piensan es el tamaño de su problema. A continuación, escriben su reacción (o la reacción deseada) en el lado derecho, junto a su número correspondiente. El estudiante entonces dibuja una línea del número del problema al número de la reacción. Si el tamaño de la reacción es del mismo tamaño que el problema, o menor, enseñamos que la gente generalmente no cree que se haya creado un nuevo problema. Si el tamaño de la reacción era mayor que el tamaño del problema (la línea sube), eso es inesperado y se ha creado un nuevo problema. Luego, el estudiante describe el nuevo problema en la parte inferior del cartel.

Por ejemplo, cuando se esfuerzan por hacer sus tareas, los estudiantes perciben a menudo la tarea como un problema pequeño, o quizás de tamaño mediano. En esta situación, los estudiantes buscarán ayuda de sus compañeros, padres o maestros mientras muestran un leve nivel de frustración; La reacción emocional del estudiante se ajusta al problema. La ayuda se da, el estudiante se calma un poco más, y el problema se resuelve. Otros estudiantes, sin embargo, reaccionan a su dificultad con la tarea de casa lanzando su lápiz en el piso, discutiendo con el maestro / padre, o negándose a hacerlo por completo. No sólo el problema sigue sin resolverse, sino que la reacción más grande limita la capacidad del niño para considerar una solución proactiva y crea un nuevo problema: mayor ansiedad e incomodidad en los que rodean al estudiante. Además, el adulto que podría haber estado allí para ofrecer ayuda para las tareas caseras ahora se enfrenta con tratar de manejar la caída de la reacción emocional grande del estudiante.


Detener y pensar sobre los sentimientos frente a las emociones

Los estudiantes con dificultades con el funcionamiento ejecutivo son altamente propensos a tener problemas para regular sus reacciones emocionales. Vamos a enseñar a los niños a tomar el tiempo para detener y pensar como parte del aprendizaje de auto-control.

También queremos que aprendan que todos tenemos sentimientos y que nuestros sentimientos están bien. "Sentimientos" son lo que sentimos, independientemente de si tenemos un lenguaje para describirlos. Por otro lado, las "emociones" son palabras que usamos para etiquetar cómo nos sentimos para que podamos crear una mejor conciencia cognitiva y comenzar a aprender el proceso de autocontrol emocional.

No podemos cambiar nuestros sentimientos, pero podemos ayudar a nuestros estudiantes a entender cómo controlar el tamaño de sus emociones. A medida que aprenden a detenerse y pensar, pueden comenzar a aprender que no todos los problemas son grandes problemas y al comprender mejor sus emociones, también pueden cambiar su tamaño de reacción emocional en relación con el problema.

Enseñar a nuestros estudiantes que se esperan reacciones emocionales de diferentes tamaños para diferentes problemas de tamaño ayuda a nuestros estudiantes a encontrar la lógica en un mar de emoción. Por otro lado, muchos de nuestros estudiantes tienen problemas de control de impulsos y se inundan de grandes sentimientos a algo que incluso ellos pueden estar de acuerdo es un problema bastante pequeño. Todavía no han aprendido a controlar sus emociones. Una vez más tratamos de infundir lógica: cuando una reacción emocional grande se produce en respuesta a un problema medio o pequeño, otras personas se molestan. Esto resulta en nuevos problemas para todas las personas involucradas, incluyendo al estudiante.

Puntos y temas de discusión en la parte inferior del cartel ayudan al maestro / padre a trabajar con los estudiantes para determinar si su reacción emocional mantiene otros problemas a raya, o si se creó un nuevo problema.

Esta información tomará tiempo y esfuerzo para que su estudiante aprenda. Fomente pequeños pasos de mejora. Ayudar a sus estudiantes a usar el lenguaje para describir el tamaño de su problema y el tamaño esperado de su reacción emocional les ayuda a desarrollar su propio nivel de autoconciencia. Permitirles tiempo para detenerse y pensar a través de este proceso enseña que todos tomamos tiempo para el autocontrol; Todo esto es parte del proceso de aprendizaje social.

Mi amigo Sal podría haber usado estas lecciones hace años, pero al final lo consiguió. Sal reaccionó de forma consistente a una variedad de situaciones. Un día en la escuela secundaria, derramó ketchup en su nueva camisa en el almuerzo y lloró y gritó a un niño que le dio una servilleta para limpiarlo. El niño se alejó y Sal pasó el resto del día en desesperación, preguntándose por qué nadie le hablaría de ello. Pasamos meses enseñando a Sal cómo combinar el tamaño de su reacción con el tamaño del problema. A pesar de ser capaz de explicar verbalmente el proceso, Sal continuó reaccionando en gran medida a pequeños problemas, hasta que un día cuando Sal se rompió el brazo en la clase de gimnasia. Este evento, en la mayoría de nuestras vidas, merece una gran reacción. Como era de esperar, Sal gritó y gritó, pero en lugar de personas que se alejaban como lo hicieron en el incidente de ketchup, la gente se acercó a él para ayudar. Esto llevó a Sal a calmarse y "trabajar el problema" con ellos para llevarlo al médico lo más rápido posible.

Cuando Sal regresó a la escuela la semana siguiente, sacamos el cartel y escribió "derramar ketchup" junto al número 2 (pequeño problema) en el lado izquierdo del cartel y "lloró y gritó" al lado del número 8 (grande Reacción) en el lado derecho del cartel. A continuación, trazó una línea del 2 al 8 y fue capaz de explicar cómo su reacción no coincidía con el tamaño del problema y en realidad causó un nuevo problema. Describió su problema como este: "Si me quedo tranquilo, la gente se preocupa, si me asusto, la gente lo mira". ¡No tiene precio!

Sal fue capaz de ver cómo llorar y gritar se esperaba y coincide con el tamaño del problema cuando se rompió el brazo, pero trabajó contra él cuando se derramó el ketchup en su camisa.

Este fue un punto de inflexión en la capacidad de Sal para reconocer el tamaño real de una variedad de problemas y su nueva conciencia provocó una mejora en el ajuste de su reacción en consecuencia. La historia de Sal también es un buen recordatorio para todos nosotros: al enseñar a los estudiantes sobre la resolución de problemas, también es útil animar a los estudiantes a explorar que las personas son más similares que diferentes en cómo piensan y sienten las expectativas sociales y las respuestas emocionales relacionadas a su entorno.

Combinar el tamaño de nuestras reacciones con el tamaño de nuestros problemas requiere tiempo, aprendizaje y repetición para dominar. Pero con la práctica podemos ayudar a nuestros estudiantes a comprender mejor la importancia de hacer esto para ayudarles a sentirse más tranquilos, disfrutar del apoyo de los maestros y compañeros y evitar crear nuevos problemas. ¡Detente y piensa en ello!


Biografía 

Beckham Linton es miembro de la formación de Pensamiento Social y Colaborativo de Oradores, un equipo de profesionales elegidos por Michelle Garcia Winner que trabajan directamente con los clientes y también proporcionan un entrenamiento personalizado de día y más corto sobre Pensamiento Social y aprendizaje social.

Michelle Garcia Winner es la creadora de la metodología del Pensamiento Social y fundadora / CEO de Social Thinking. Una escritora prolífica y conferencista internacional, se especializa en el tratamiento de personas con problemas de aprendizaje social en el Centro de Pensamiento Social, su clínica en San José, California. Michelle ayuda a educadores, profesionales de la salud mental y padres a apreciar cómo el pensamiento social y las habilidades sociales son parte integral del éxito de una persona, ya sea en la escuela, en las relaciones, en la comunidad o en su carrera.


Traducido por Joana Hall-Olivares proveedora de Terapia de Pensamiento Social en Panama  y compartido con el permiso de Think Social Publishing

Child Development Center Panamá